¿Dónde están y cuántos son?

 

En México, aunque la inmigración de extranjeros no es numerosa, sobre todo si se le compara con la población total del país, hay que resaltar que su presencia se ha duplicado y diversificado en términos de una mayor variedad de inmigrantes provenientes de distintas comunidades y regiones de todo el mundo, lo cual vuelve más complejo y a la vez más rico el mosaico multiétnico y multicultural de la nación mexicana. De acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda 2010, residen en el territorio nacional 961 121 personas que nacieron en otros países, prácticamente el doble de las que había en el año 2000.
 
Por país de origen, sobresale la presencia de inmigrantes norteamericanos y guatemaltecos, los cuales continúan aumentando la cantidad de residentes en el territorio nacional. Actualmente, estos grupos de inmigrados representan el 80% y ocupan el primer lugar de residencia. Este fenómeno migratorio bien lo puede explicar la integración cada vez mayor de México y Estados Unidos bajo el TLCAN, el compartir fronteras con ambos países, la crisis económica, las oportunidades de vida, de refugio y de asilo que representa México para Guatemala.
 
En este contexto, la circunstancia de ser México un país de emigrantes, de tránsito y de inmigración, y por su ubicación estratégica, son factores que se combinan y contribuyen al intenso desplazamiento de individuos por la frontera sur, por donde gran cantidad de inmigrantes centroamericanos y caribeños se han internado en dirección al Soconusco y prácticamente en todo el sureste mexicano, estableciéndose unos y otros, en su calidad de inmigrantes y transmigrantes, a residir en el país, y los segundos esperando su paso a la frontera norte y posteriormente su paso a los Estados Unidos.
 
Otros países, por orden de importancia ubican a España, Colombia, Argentina, Cuba, Honduras, Venezuela, El Salvador, Canadá y Francia, como naciones de origen de numerosos inmigrantes residentes en México.
 

Cabe destacar, que en la última década la inmigración como un fenómeno que tendió ha intensificarse, también incorporó una mayor diversidad de inmigrantes de otras naciones. Los ejemplos de inmigrantes chinos (que han triplicado su presencia) y coreanos (se multiplicaron en más de 12 veces), ilustran la diversidad y la riqueza multicultural que caracteriza la realidad de la nación mexicana hoy en día.
 
La inmigración de europeos, por su parte, continúa siendo dinámica: la residencia histórica y que aumenta en el presente sitúa a los españoles, alemanes, franceses e italianos como grupos sobresalientes que han decidido concentrarse sobre todo en las grandes urbes, entre ellas la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Tampico, Puebla, Chiapas y Veracruz.
 
A este grupo de inmigrantes de origen europeo, se suman otros que, aunque en cantidad menor, su estancia es representativa en términos de diversidad y multiculturalidad étnica, estos son: ingleses, irlandeses, polacos portugueses, rusos, suizos, serbios, holandeses, belgas, croatas, búlgaros, rumanos, lituanos, ucranianos, albaneses, checos, húngaros, austriacos, suecos, noruegos, daneses, etc.
 
En cuanto a la distribución de los inmigrantes en el territorio nacional, de acuerdo con el INEGI, estos se ubican en 637 192 hogares1 , de los cuales una tercera parte se encuentran en los seis estados colindantes con Estados Unidos: Baja California, Chihuahua, Sonora, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.
 
A nivel municipal, en el 95 por ciento de los 2 456 municipios que tiene el país cuentan por lo menos con una persona inmigrante extranjero2 . El cuadro 2 muestra los municipios con mayor concentración de inmigrantes.

 

 

No obstante la presencia de inmigrantes en casi todo el territorio, los municipios de los estados del norte, según las cifras, muestran una alta concentración de inmigrantes, estos son: Tijuana, Juárez, Mexicali, Nuevo Laredo, Matamoros, Reynosa, San Luis Río Colorado, Ensenada, Monterrey, Nogales, Chihuahua y Culiacán.
 
Esta tendencia, remarcada hacia la concentración de inmigrantes en la frontera norte, responde a una cuestión histórica que revela a la zona fronteriza como una primera zona de atracción y de residencia de inmigrantes; la otra, las posibilidades de desarrollo económico e industrial representado por este conjunto de ciudades grandes y medianas, y con ello las oportunidades laborales y de educación para los inmigrantes.
 

Alberto J. Valencia Rojas

 
1 INEGI: Censo de Población y Vivienda 2010. Informativo oportuno. Conociéndo…nos todos, vol. 1, núm. 2, mayo de 2011. Consultado el 26 de octubre de 2011.
2 INEGI: Censo de Población y Vivienda 2010. Informativo oportuno. Conociéndo…nos todos.
Consultado el 28 de octubre de 2011.