Universidad Nacional Autónoma de México
Programa de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad
LOS BECARIOS OPINAN
Elvira Constantina Pablo Antonio
Mixe / Facultad de Derecho

Esta casa de estudios realiza diferentes actividades y proyectos que reconocen la existencia de los estudiantes indígenas, lo cual constituye una nueva manera de relacionarnos entre todos. Somos la minoría más grande del país y aunque es cierto que hay avances, en México aún existen, hacia nosotros, discriminación, pobreza, desempleo, migración, acceso difícil a la educación y a los servicios de salud. Pero no queremos revictimizarnos, sino motivar a la reflexión de los problemas que vivimos como pueblos y construir diariamente la resistencia necesaria para que seamos motores de las grandes transformaciones.

Juan Carlos López Guzmán
Tzeltal / Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán

El 12 de octubre no es de alegría ni de júbilo. Es el día que nos recuerda el inicio de una etapa de nuestra historia llena de dificultades, de humillación y muerte. Sabemos exactamente lo que significó la llegada de los conquistadores de América: asesinaron a nuestras civilizaciones, truncaron nuestro desarrollo como sociedad en todos los ámbitos. Esclavizaron a nuestras comunidades, saquearon nuestras riquezas e impulsaron la producción de lo que necesitaban ellos. Es imprescindible seguir con la beca para continuar con nuestros estudios y lograr las metas que nos hemos propuesto: construir una sociedad en la que quepan todos los colores y sabores, y que la derrota sea para la injusticia, la ignorancia de quienes la practican y discriminan lo que es distinto.

Patricia Elizabeth Gómez Pérez
Tzotzil / Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia

Reivindicamos 521 años de lucha y resistencia de nuestros pueblos originarios; hoy, como entonces, resistimos al exterminio. El despojo, la explotación, el desprecio, la represión, siguen siendo el pan de cada día para quienes, como nosotros, son indígenas. La nuestra es una larga cadena de agravios que se repite a lo largo y ancho del territorio. He recibido la beca que me ha otorgado el SBEI durante cinco años y que ha sido de gran apoyo para solventar algunos gastos de la carrera. Agradezco que la UNAM y el PUMC reconozcan que la nación tiene una composición sustentada originalmente en sus pueblos indígenas, y a partir de ello, se mantenga fiel a los principios y compromisos que la definen.

Magali Santos Ramírez
Totonaca

No somos menos cuando cantan nuestras voces en la lengua indígena, no es vergüenza que nuestro rostro sea moreno porque morenas son las plantas y producen flores, no valemos menos cuando descalzos vamos, porque nos fundimos con la tierra como un hijo en el vientre de su madre […]; que el eco de nuestra voz rebase fronteras, para que México siga vivo, porque nuestras voces cantan y encierran una cultura de sabiduría, esperanza y sentimientos que pocos pueden entender. Perpetuemos nuestras raíces hablando, pensando, escribiendo y cantando en nuestras lenguas. Sólo así el país vibrará en cualquier rincón, por más lejos que se encuentre. Con el programa he logrado mi sueño de pertenecer a esta casa de estudios, formarme como una buena médico y ser parte de una sociedad que necesita nuestro apoyo.

Juan Anesio Domínguez
Mixe / Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán

En muchos casos han ido desapareciendo nuestras culturas, llegando a un estado en donde la imposición de nuevas creencias, otras formas de vida producto de la globalización, han hecho que nuestra diversidad cultural se encuentre amenazada de modo permanente. Es necesario abrirnos, mostrar nuestras cosmovisiones, nuestra gran riqueza cultural. Seamos protagonistas, ahora es el momento adecuado de exigir lo que nos pertenece. Es tiempo de reemprender la lucha por la consolidación de nuestros derechos, sin afectar ni dañar la diversidad de ideas con una nueva mentalidad, no sólo de trabajadores, sino también de grandes emprendedores, líderes con sed de justicia. Se puede comenzar desde nuestras trincheras, las aulas, el lugar donde adquirimos conocimientos.

Édgar Ruiz Revilla
Zapoteco

Llevamos el color de la tierra en nuestra piel, no hay fronteras para nosotros porque siempre fuimos uno solo con la tierra, con la vida, con las divinidades. Somos uno solo gracias a la gran hermandad que se ha desarrollado en nuestros corazones desde tiempos ancestrales. Poco a poco hemos abierto espacios, empujados por la lucha de nuestros pueblos en diferentes lugares de la sociedad. Aquí estamos, frente a frente, para demostrarles que seguimos siendo dueños de nosotros mismos y que no importa lo que hagan, a esta generación de guerreros nunca la podrán vencer.